El mes de María revive su estreno cofrade en el mejor de sus rebaños

Cofradías/Actividades
La Madre del Buen Pastor poco después de salir de su capilla

El mes de María comenzó ayer su andadura cofrade en el Rebaño de María. Tarde de calor un tanto sofocante. Suele pasar cada que vez que la Hermandad de la Madre del Buen Pastor sale a la calle. A la Pastora de Trille de Berraquero le pega en la cara un sol de justicia. Pese a ser la titular que da nombre a la hermandad, muchas miradas vuelven a dirigirse al Divino Pastorcillo de Luis González Rey que se estrenó el año pasado pero es el niño bonito de la hermandad. Ante la ausencia de estrenos lo mejor era recrearse en su tierna mirada.

Kiko Ortega dirige a una cuadrilla a la que suele arengar mucho de forma cariñosa durante el recorrido. Mucho mejor este año la postura de algunos maniguetas, menos heterodoxa que en 2013. A las siete de la tarde el coqueto paso sale del Rebaño de María. Este año con una mayor celeridad y rapidez que en ocasiones precedentes. Hasta en eso está creciendo esta modesta corporación que sabe hacer bien las cosas. El cortejo se duplica. A los niños que forman parte del mismo se unen las madres a su alrededor que no quieren separarse de sus retoños. Lógica y típica estampa de barrio en la que el instinto maternal toma protagonismo. Las mujeres de mantilla y los niños de comunión ocupan lugares destacados en el cortejo al igual que las hermandades de gloria y alguna de penitencia. Importantes representaciones del Rocío, Despojado (con su hermano mayor Luis Rivero a la cabeza), María Auxiliadora, además del miembro de la Permanente del Consejo Francisco Javier Dopazo Ramírez y María José Novo que disfrutaba acompañando a su hermandad. En la presidencia, junto al hermano mayor, Gonzalo Carrillo, -que se estrenaba en estas lides-, el director espiritual del máximo organismo cofrade y párroco de San José, Salvador Rivera y el concejal del Ayuntamiento de Cádiz Jesús Tey.

Por segundo año consecutivo volvió a gustar mucho la incorporación musical de la Filarmónica de Conil bajo la batuta de Francisco Javier Valle Alcedo. La formación jandeña es capaz de mezclar composiciones clásicas y alegres de toda la vida con otras menos conocidas e igualmente extraordinarias. En la salida se pudo escuchar 'Pastora de Capuchinos', a la que siguió 'Coronación de la Macarena'. Hubo algún guiño para otras hermandades de gloria con la interpretación de 'Reina del Mar' y para las cofradías a las que acompañan en Semana Santa con 'María Santísima del Patrocinio'. Igualmente tuvieron algún detalle con las corporaciones que se encuentran de aniversario o en situación delicada.

El cortejo discurrió de forma ágil por el itinerario previsto de Rebaño de María, Trille (Izq.), García Carrera (dcha.), Fantasía Bética (izq.), Salvador del Mundo (dcha.), Luis Braille (izq.), Juan Carlos I (dcha.), Segunda Aguada, Trille (izq.), Alegría, Solea (izq.), García Carrera (izq.), Trille (dcha.). La entrada se produjo a la hora prevista, las 22.30 horas.