'El protector', una película bastante mediocre 'sin chicha ni limoná'

Cine/Críticas
La carátula del film

Título original: Homefront

Año: 2013   -   Duración: 100 min.

País: Estados Unidos

Director: Gary Fleder

Guión: Sylvester Stallone (Novela: Chuck Logan)

Música: Mark Isham

Fotografía: Theo van de Sande

Reparto: Jason Statham, James Franco, Winona Ryder, Kate Bosworth, Frank Grillo, Rachelle Lefevre, Amin Joseph, Omar Benson Miller, Izabela Vidovic, Ritchie Montgomery

Productora: Millennium Films / Nu Image / Millennium Films

Género: Acción. Thriller

CRÍTICA

El verano, época de gozo y disfrute para algunos y de tortura para otros, nunca ha sido una época especialmente propicia para las carteleras, que se limitan a ‘aguantar el tirón’ hasta el ansiado septiembre, uno de los meses más prolíficos en estrenos de todo tipo de producciones; desde la que se orienta a un público adulto hasta las infantiles, pasando por el ‘cine para adolescente’, tan carente de categoría pero tan ‘satisfactorio’ para muchos, que lo pasan tan bien que cuando termina la proyección, son incapaces de comentar siquiera el argumento de lo que acaban de ‘ver’. 

La semana pasada, las pantallas nos regalaron un excelente estreno, como ‘Corazón de León’. Pero como suele ocurrir tan sólo fue una gota de agua en el desierto y esta semana volvemos a la rutina veraniega con ‘El protector’. Sólo con ver que el protagonista es el impasible Jason Statham, que con su aparente parálisis facial hace bueno incluso a Nicolas Cage  - que por lo menos sabe sonreír y poner cara de pena  -   ya comienza a rondarle a uno cierta inquietud y desde luego la certeza de que algún que otro puñetazo o balazo caerá a lo largo de la proyección.

Pero cuando se observa con detenimiento la ficha del filme, resulta que el protagonista deja de ser lo más preocupante, porque aun más inquietante es que el guionista es Sylvester Stallone. Pero bueno, ya que estamos… de perdidos al río.

El argumento se puede resumir en un par de líneas, ya que es sólo un contexto para dar paso a la amplia amalgama de patadas, puñetazos, tiros y hasta coces que abarcan buena parte de los 100 minutos  -  metraje de telefilme -  que conforman esta clásica y típica película de acción en su estado más puro. 

Todo comienza cuando un policía de narcóticos, viudo, se muda con su hija a un pequeño pueblo en busca de una ansiada tranquilidad y un adecuado entorno para su pequeña. Como no podía ser de otra manera, precisamente en ese pueblo, se encuentra un laboratorio de drogas que pronto le traerá inesperadas e intensas complicaciones, que resolverá sin recurrir en exceso al diálogo como método.

Por lo demás, poco se puede decir. Stallone produce su propio guión, con un aire ochentero que ni la modernidad de los entornos y las localizaciones consiguen disimular. Y ya se sabe que cuando uno mismo tiene que ser su propio productor… mala señal. Existen otros casos similares, como por ejemplo el de Will Smith, que después de haber acostumbrado al público a protagonizar películas bastante potables, encadena ya dos o tres ‘castañas’, producidas por él mismo para que su hijo pueda abrirse paso en el mundo del celuloide. Amor de padre, desde luego, porque el chaval debería haberse centrado en los estudios y dejar el cine para su padre. Pero el amor, paternal en este caso, es ciego. Y quizás hasta lo consiga. Cosas más raras se han visto.

La verdad es que excepto para los entusiastas de este tipo de cine, que bordea (no se sabe si por dentro o por fuera) la Serie B, ‘El protector’ es una película bastante mediocre (incluso en el baremo de  Jason Statham), sin ‘chicha ni limoná’, que se olvida casi antes de que se enciendan las luces. A mí, desde luego,  me sucedió así.

 Pero ya se sabe, para gustos, los colores.